Samosa: La historia del aperitivo favorito de la India

Un aperitivo une el diverso tapiz de la India… el omnipresente samosa. Esta empanadilla triangular del tama√Īo de la palma de la mano, frita hasta obtener un crujiente dorado perfecto, se puede encontrar apilada en montones en puestos callejeros a lo largo y ancho del pa√≠s. Ya sea disfrutada con una taza de t√©, acompa√Īada de dulces jalebis, devorada como una mini comida a mediod√≠a, o servida como canap√©s de c√≥ctel en fiestas, el samosa es una elecci√≥n atemporal amada por todos.

Curiosamente, el viaje del samosa comenzó a miles de kilómetros de distancia en los antiguos imperios del altiplano iraní. Los comerciantes del Medio Oriente, particularmente de Persia, llevaron la forma más temprana del samosa, conocida como samsa, a la India alrededor del siglo X. Desde un alimento básico lleno de calorías disfrutado por pastores hasta una exquisitez adornada con frutas y frutos secos para los poderosos tribunales gaznavíes, el samosa continuó evolucionando y transformándose siguiendo las rutas de migración hacia la India.

La adición de sal cedió paso a especias como cilantro, pimienta, semillas de alcaravea y jengibre, y se agregaron verduras para reemplazar la carne. En el siglo XVI, hubo otro giro en la historia cuando los comerciantes portugueses introdujeron papas y chiles verdes en la India. Fue entonces cuando nació el samosa moderno relleno de papas.

Símbolo de inventiva y diversidad culinaria, el samosa encarna la esencia de la rica y heterogénea cultura de la India. Así que la próxima vez que des un bocado a un samosa, recuerda el increíble viaje que ha realizado para convertirse en el aperitivo querido que es hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *